Crianza y Desarrollo Emocional

¿Cuando es el mejor momento para empezar la guardería?

Es una realidad que la mayoría de los padres, por la necesidad de trabajar todo el día, se ven en la obligación de inscribir a sus bebés en guarderías desde muy temprano.

Sin embargo, hay otros padres (dichosos) que tienen la opción de elegir si quieren dejar a sus hijos en una escuela. Cuando tenemos la opción de hacerlo o no, pues surge la gran pregunta ¿qué es lo mejor? ¿que se quede en casa o que socialice y aprenda cosas? ¿cuál es la mejor edad para inscribirlo?

No hay una respuesta totalmente definitiva, al final, la desición de que tu peque vaya o no a la guardería es muy personal y no hay correctos o incorrectos. Lo ideal que uses la mayor cantidad de información al respecto para hacer uso de tu Crianza Informada y tomar la decisión que mejor se acomple a ti y tu familia.

Les dejo entonces algunos tips y datos para que definan qué quieren hacer.

Aclaratoria: Evidentemente, esto aplica para madres que tienen la opción de no dejarlos al cuidado de otros. Para aquellas que les toca volver al trabajo, pues tienen una situación completamente diferente sin posibilidad a elección, así que nada de sentirse culpables.

Realidades y consideraciones:

  1. Asegurando el desarrollo emocional: hasta los 3 o 4 años, los niños están desarrollando (entre otras cosas) su identidad. Desarrollar ese “yo” y autodefinirse es un proceso largo, profundo y en el que la interacción con las figuras de apego primario (los padres) es básica.

Hay tres cosas que determinan un buen desarrollo emocional

Atención a las necesidades:

Los bebés y los niños en su primera infancia son 100% dependientes y sus necesidades deben ser satisfechas por otros. Estas necesidades son básicamente físicas y emocionales. Independientemente de si saben hablar o no, si tienen hambre, sed, sueño, algo los asustó, se sienten solos, sienten rabia, les molesta la etiqueta de la ropa, pues llorarán o buscarán a sus padres para que los ayude.

Atender esas necesidades son clave para el llamado establecimeinto del Apego Seguro (de la teoría del apego de John Bowbly). Esto consiste en que el bebé o niño, sabe que es protegido y que sus necesidades serán cubiertas vinculándose con una figura de apego (que suele ser la madre) para así sentirse seguro de explorar el mundo, desenvolverse, aprender, crecer… Es por eso, que es súper importante responder a los llantos de los niños (aunque parezca que sea “por nada”) y ayudarlos a gestionar la situación.

Regulación de las emociones

Casi como continuación del punto anterior: una vez que nuestro hijo manifiesta una necesidad, debemos responder a ella. A veces, esa necesidad se manifiesta en forma de rabieta o berrinche, en la cual el niño no sabe cómo manejar sus emociones y se desborda en una reacción exagerada. Tener una figura que lo ayude a transitar por el mundo de las emociones, también influye en su desarrollo.

Que el adulto lo acompañe, lo entienda, le explique que esta sintiendo X emoción y darle herramientas para canalizarla es lo que se llama regulación emocional.

Respeto a sus procesos

Los niños tienen ritmos muy diferentes tanto en su desarrollo como en gustos o necesidades. El momento en que gatean o caminan, sus horas de sueño, los momentos en que quieren comer, cuando quieren explorar, suceden de forma poco predecible y distinta entre un niño y otro.

Está clarisimo que estas tres cosas son más difíciles de respetar o cumplir en una escuela. Allí la maestra que, con mucho amor y vocación hace su trabajo, simplemente no puede atender de forma exclusiva a cada niño de la clase atendiendo sus necesidades particulares, de acompañar a cada uno en sus emociones cada vez que lo necesiten o que ponga a cada niño a dormir cuando quiera, es necesario que todos hagan más o menos lo mismo para mantener un orden.

2. El Socializar: Una razón común para inciar la guardería es el tema de socializar. Nos parece importante que juegue con otros niños y genere vínculos con otros.

Sin embargo el desarrollo de las habilidad sociales no se da en las escuelas. De hecho, antes de los 2-3 años los niños realmente no socializan, no son capaces de establecer una interacción real, mas allá de jugar uno al lado del otro y de momento, quitarse los juguetes entre ellos.

Entonces, ¿cómo le enseño a socializar? El mejor lugar para hacerlo es ¡con la familia! Les dejo una cita de un artículo que habla del tema:

Henao, Ramírez & Ramírez (2007) plantean la importancia de la familia en la socialización y desarrollo durante la infancia. La combinación de costumbres y hábitos de crianza de los padres, la sensibilidad hacia las necesidades de su hijo, la aceptación de su individualidad; el afecto que se expresa y los mecanismos de control son la base para regular el comportamiento de sus hijos. Destacan la importancia de la comunicación en las pautas de crianza

Así que las capacidades sociales no dependen de llevar a tu pequeño a una guardería, sino mas bien de establecer una buena relación y comunicación dentro del entorno familiar en la primera infancia.

3. El aprendizaje: en ocasiones también nos preocupamos porque nuestro bebé aprenda cosas y ¡no es para menos!. Sin embargo, solemos subestimarnos muchísimo como padres. ¿Quien dice que nuestros bebés no aprenden con nosotras en casa? Para los bebés todo es nuevo así que todo es un aprendizaje y su desarrollo cognitivo está más ligado a su capacidad de explorar que otra cosa. Y esa capacidad de explorar se ve muy determinada en que se sienta que está en un espacio seguro emocionalmente.

Digamos que el desarrollo del aprendizaje tampoco se da necesariamente en la escuela, sino en espacio en el que el niño se sienta seguro y en el cual se le permita la exploración libre.

Teniendo sólo esto en cuenta podríamos asumir que “es mejor” no llevarlos a la guardería. Sin embargo, hay más información que vale la pena explorar.

Pros y Contras

Beneficios de llevarlo a una escuela:

  • Es mucho más facil esteblecer una rutina: en casa suele ser muy dificil tener la disciplina (nosotras las madres) de hacer las actividades a horas definidas. Las rutinas de sueño y juego, suelen ser beneficiosas para el bebé y la mamá, así que la escuela, en este aspecto es una aliada.
  • Se acostumbra a la presencia de otras personas todo el tiempo. Fíjense que no considero que se vuelven “más sociables” porque eso realmente no funciona así. Pero si es cierto que estar rodeado de otros niños, le da la oportunidad de ver otras cosas, imitar, explorar de una manera distinta y eso tiene grandes beneficios también.
  • Se cansan más. Es un espacio dedicado a que hagan mucha actividad, lo cual los cansa y pueden volver a casa para hacer una muy buena siesta (que nunca cae mal)
  • Tienes a un personal especializado en el desarrollo del aprendizaje de los niños haciendo precisamente eso con tu hij@. Es decir, que es una persona que sabrá que tipo de actividades hacerle según su edad o capacidades motoras y cognitivas, presentándole retos interesantes y potenciando sus habilidades.

Desventajas 

  • Es una realidad que el desarrollo emocional no será igual que en casa. Allí es más dificil que se atiendan sus necesidades o se le ayude a gestionar sus emociones. NADIE atenderá a tu bebé como lo haces tú (y esa atención es importantísima en esta etapa). Aunque es una desventaja que puede pasar desapercibida (por no ser inmediatamente tangible), si es algo que debemos tener en consideración.
  • Estarán en contacto con muchos, muchos gérmenes ajenos. Se enfermará bastante más seguido así que es mejor que te mentalices 😅⠀

Si decides NO llevarlo a una guardería…

Si, por las razones que sea, decides que prefieres que tu bebé se quede en casa ¡excelente! sólo que tendrás que tomar algo en cuenta: es importante ofrecer un espacio rico en estímulos sobre todo después de los 12 meses.

¿A qué me refiero con esto?

Tampoco es la idea que lo dejes encerrado viendo televisión. Si ya te vas a quedar con él o ella, asegurate de ofrecer una diversidad de actividades que le permitan explorar sus capacidades motoras (hay miles de ideas de actividades en internet), de lenguaje (hablándole constantemente, descibiendole lo que haces, leyendo libros), sácalo al parque, júntalo con otros niños, incluso valdría la pena que acudas con tu bebé a alguna clase de estimulación temprana que te ayudarán a tener un espacio de disfrute y aprendizaje para ti y tu bebé.

Si decides que se quede contigo debes prepararte para asumir esa responsabilidad.

De esa forma participas activamente en su desarrollo y, lo mejor ¡disfrutas de tiempo de calidad!

¿Cuándo es la edad ideal?

No hay “edad ideal” sólo hay ciertas consideraciones:

  • Si amamantas: antes del año la lactancia materna debe ser a libre demanda (y los primeros 6 meses es exclusiva), por lo que es más cómodo para ti y tu bebé permanecer juntos (o que prepares un banco de leche)
  • De 6 a 12 meses estará en el proceso de iniciar la alimentación. Este es un proceso gradual y que requiere de mucha atención, por lo que también es mejor que la mamá pueda acompañarlo en el proceso.
  • Al año aproximadamente empieza la ansiedad de separación (que explicaré a detalle en otro post) pero resulta en que la adaptación es se hace un poco más difícil.
  • A los 2 años facilita que tienen un mejor dominio del lenguaje, pero a la vez es una etapa de mucha transición emocional (empiezan las rabietas) y empieza el control de esfínteres, así que tiene sus pros y contras.

Mi experiencia

Mi decisión personal con Simonchi (como no tenía que volver al trabajo) fue esperar a que cumpliera el año antes de considerar inscribirlo. Antes me parecía muy pequeño y prefería que pasemos nuestro año de lactancia y alimentación complementaria juntos. Desde los 14 meses hasta el día de hoy (2 años y medio) va a una guardería por la mañana (el primer año iba de 9am a 12m y desde los dos años, de 9am a 1 pm), de modo que almuerza y hace siesta en casa.

Me gusta que aseguro que tendrá una mañana con muchas actividades y luego pasa la tarde conmigo. Trato de inlcuirlo en las tareas del hogar, hacemos actividades que ambos disfrutemos y de vez en cuando vamos al algun parque.

No hay una respuesta “correcta”

Como ven, la decisión depende de muchas cosas y todas súper personales. Así que, (como dije al principio) usar nuestra Crianza Informada, nos ayuda a tomas las decisiones de acuerdo a nuestra situación familiar. Sin basarnos en consejos o mitos.

¡Espero que les sirva de referencia! Dejenmé sus comentarios ¿les ayudó este artículo?

 

Fuente:

Cuervo Martinez, Á. (2010). Pautas de crianza y desarrollo socioafectivo en la infancia. Diversitas: Perspectivas en Psicología, (1), 111-121

 

¿Quieres estar al tanto de buena información?

¡Déjame tus datos!

Recibirás puras cosas interesantes y CERO spam. ¡Prometido! 

[mailpoet_form id=”1″]

 

Leave a Reply