Alimentación

¿Qué es el Baby Led Weaning? – Comer sin maromas, amenazas o preocupaciones

¿Qué es el Baby Led Weaning? - Mama Nicole

 

La alimentación con sólidos que va más alla de dar trozos

Este método se conoce, sobre todo, por que el bebé consume siempre sólidos, evitando por completo las papillas. ¿Porqué los bebés no necesitan consumir papillas o licuados? Ver vídeo

Sin embargo, el Baby Led Weaning, o Baby Led Feeding se traduce como “Alimentación Autorregulada” o “regulada por el bebé”. La premisa es permitir a los bebés regular la cantidad de alimento que ingieren decidiendo cuánto y qué quieren comer.

Al cumplir los 6 meses, los bebés (sanos) tienen la capacidad cognitiva y motora de alimentarse a sí mismos. A través del BLW pueden perfectamente: tomar los alimentos con la mano, llevarlos a la boca y, sin tener dientes, realzar movimientos masticatorios para gestionar el alimento y tragarlo.

A pesar de tener las capacidades, la mayoría de los bebés no puede ejercer ese potencial por un problema común: ¡nosotros los padres!

Tenemos el inconveniente de que dudamos de nuestros bebés y además, tenemos esa necesidad impresionante de QUERER CONTROLAR TODO. Queremos tener el control de lo que come, cuándo lo hace y en qué cantidades.  Aquí es cuando yo me pregunto: ¿acaso tu sabes cuánta hambre tiene tu pareja, por ejemplo?, la respuesta es: NO. Es imposible que alguien externo sepa cuán hambriento estás en un determinado momento… A ver, podemos deducir segun lo que la persona comió y hace cuánto tiempo, sin embargo, son sólo conjeturas. Entonces, ¿qué nos hace pensar que podemos (o debemos) saber cuánta hambre tienen nuestros hijos?

Tú, ¿Qué tipo de padre eres?

He aquí donde les presento los “Tipos de padres” con respecto a la alimentación de sus hijos 🙂

  • Los malabaristas: Padres, muy determinados y motivados porque sus hijos consuman “lo que tienen que comer” y que aplican: el avioncito, distraerlos con una maraca o paor, con televisión o una tablet, le cantan y bailan, incluso aplican la de “esta va por mamá, o papá o la tía”, en fin, hacen cualquier estrategia hasta lograr que ese niño se coma la última cucharada del plato.
  • Los que pelean: Luego tenemos otros, igual de determinados, pero con mucha menos paciencia, que pueden caer en el uso de técnicas un poco más fuertes para lograr el objetivo: amenazas, no permitir que el niño se pare de la mesa hasta terminar el plato, castigos, guerras y gritos que hacen de la hora de la comida sea una pesadilla para toda la familia.
  • Los eternamente preocupados: También existirán padres que no se sienten cómodos obligando o distrayendo a su bebé para que coma, pero sienten una ansiedad constante porque, según sus criterios, su hijo no se está alimentando. Es así, como recurren a suplementos, cereales u otros menjurjes para que “crezca bien”.
  • Varios o todos los anteriores: claramente, cualquiera de ellos puede mezclarse.

Ninguna de estas situaciones es muy agradable o siquiera adecuada, sin embargo, son escenarios que se repiten todo el tiempo en la cotidianidad de muchísimas familias.  

Entonces, ¿cómo hacemos que la experiencia de comer sea placentera?

Entender que nuestros hijos saben mejor que nosotros lo que necesitan, es una premisa que resulta totalmente liberadora. La idea final es que dejemos de gastar energía en entretener o regañar a nuestros hijos por lo que comen (o dejan de comer), y que disfrutemos de hora de la comida (que sucede entre 3 a 5 veces al día).

¿Por qué les explico todo esto? Porque el Baby Led Weaning va mucho más allá de ofrecer trozos sólidos. Es entender que el bebé sabe perfectamente la cantidad de alimento que necesita y lo consume a su ritmo. Implica CONFIAR en las capacidades de nuestr@ hij@ y permitirile alimentarse a su manera.

Tener una relación sana con la comida se forja desde nuestro primer contacto con ella. Es por eso, que debemos evitar que represente un estrés en nuestras vidas y la de nuestros hijos. El Baby Led Weaning nos quita el peso de saber cuánto debe comer nuestro bebé para dejarlo respetar sus necesidades.